Un poco de ingeniería del siglo XX de la Antigua Grecia

Siempre he defendido que el hombre, en media, es menos inteligente de lo que se le presupone. Además, también he creído que nuestros desarrollos tecnológicos actuales son fruto de la etapa próspera que está viviendo Occidente gracias al imperialismo que, de la misma manera, ejercieron otros pueblos en la Antigüedad.

En este enlace podéis ver cómo en la época de la Antigua Grecia ya existían artilugios como máquinas expendedoras, puertas automáticas para acceder a los edificios, autómatas y… la máquina de vapor.

http://historiasconhistoria.es/2008/11/13/el-templo-donde-moraban-los-dioses.php

De manera natural tendemos a pensar que la humanidad siempre ha ido evolucionando con el tiempo. Sin embargo, el gran salto atrás que se dio con la caída del Imperio Romano o, anteriormente, la del Egipcio, hicieron que grandes sistemas sociales acompañados de grandes desarrollos tecnológicos, fueran borrados de la faz de la tierra, casi por completo.

Recordemos, por ejemplo, que en el siglo IV la mujer se incorporó al trabajo, que las campañas electorales en Roma eran financiadas por empresas privadas, que los funcionarios y militares disponían de un sistema de jubilación, que las casas disponían de agua corriente, que las calzadas tenían un aspecto muy similar a las actuales carreteras secundarias, sólo que de color rojizo, que ya utilizaban pasos de cebra y aceras en las ciudades para organizar el tráfico, que conocían el tamaño exacto de la Tierra…

En fin, que nada es nuevo. Los grandes ingenieros del Renacimiento se dieron cuenta de que era más productivo estudiar Historia que ponerse a realizar experimentos sin ton ni son. Los grandes ingenieros como Leonardo fueron una especie de «restauradores» de las obras de arte perdidas de la Ingeniería.

www.antonioflores.es